en la taberna la calavera en la bandera negra

Queridos pandas piratas:

Hemos  encontrado algunos libros que son de verdad muy apasionantes en la biblioteca del profesor, ¡En los que se explican como vivieron los piratas en el puerto de Panfu! Hoy les contamos la primera parte de una historia de piratas que nos ha gustado mucho. ¡Esperamos que les guste!  -D -D

Hace un largo tiempo… Cuando el mar estaba más tormentoso y los pandas eran más silvestres, el viejo puerto de Panfu servía como escondite para los piratas. La taberna “La calavera en la bandera negra” (el edificio existe todavía, ¡Es ese que tiene una linterna roja!) era el lugar en el que a los piratas les gustaba sentarse después de un viaje de robos lleno de aventuras y tomaban mucho chocolate caliente (¡Si, ellos tomaban chocolate a veces!) y cantaban canciones malévolas de piratas y cantaban sobre comportarse mal.

El pirata más grande que había en el viejo puerto era el fabuloso capitán Bacalao, un panda gordo, pirata cojo, con parche en el ojo, pata de palo y cara de malo ( perdió la pierna en su juventud como chico limpia barco, cuando un tiburón lo mordió). El capitán llevaba siempre en su hombro a su Bollyraco Hotte, un compañero verde, que siempre fue muy fiel al capitán, porque éste le ha rescatado la vida varias veces justamente cuando estaba a punto de ahogarse, pues el capitán, sabe nadar muy bien, por supuesto, como todo buen pirata .

pirate.jpg

En esta noche tormentosa, el capitán estaba sentado, como de costumbre, en una mesa de la taberna “La calavera en la bandera negra” y se encontraba de muy buen humor. Hacía poco que él y sus piratas habían regresado de un exitoso viaje de ladrones y tuvieron un robo exitoso e hicieron muchas presas: Veintitrés barriles de limonada de bambú, un baúl lleno de monedas de oro y joyas y cincuenta y siete bollys coloridos, todo esto lo robaron al equipo de un barco de negocios de Patagonia y lo escondieron en un lugar secreto. ¡Y luego celebraron como celebran los piratas! El capitán y sus compañeros se alegraron mucho principalmente sobre los bollys , porque en este tiempo todavía eran muy exóticos y tenían el mismo valor que el oro. Les vendieron a señoras nobles como pájaros cantadores, en pequeñas jaulas, por mucho dinero.

“¡AAAAAAAJAJA!” -D -D , El capitán y su equipo reían tanto, que las mesas de la taberna empezaron a bailar, “estos pequeños animales nos harán ricos, vamos a venderles caros y por separado, ganaremos muchísimo dinero, así podremos construir un segundo barco y poner los siete mares del mundo ¡ x A conocer el terror de los piratas x !” Este era el plan del capitán, convertirse en el pirata más grande y temeroso de todos los tiempos.

Todo esto escuchaba el panda Panduchi, que solo tenia 11 años, pero estaba sirviendo a los piratas en la taberna y así escuchaba muchas historias. Pero él no podía evitar sentir mucha pena por los bollys :cry:, ¡Porque seguramente no tenían ganas de pasar su vida entera cantando, solitos, en una jaula en lugares tristes :cry:! Cuando los piratas estaban haciendo ruido todavía y riéndose, Panduchi elaboró un plan para rescatar a los bollys. Entonces el estaba escuchando muy alerto todo lo que hablaban los piratas. Y ya que los piratas son muy vanidosos, el limpiaba el saco al capitán para conocer el escondite secreto.

Cuando sea grande, quiero ser un pirata así como usted capitán Bacalao !“ dijo Panduchi, muy listo. Eso le gustó al capitán, y empezó a reirse aún más alto. “Pero bueno, ¡Yo nunca sabría donde esconder mis tesoros y presas valiosas  ( !” dijo Panduchi y miró al capitán de manera inocente. “Agrrrrrr ” gruñó el capitán, “Conozco a un isla secreta en Panfu, que pasa todo el año  rodeado de niebla y allí nuestros tesoros y presas están bien seguros, ¡Bajo las palmeras!” – “Esa es una idea excelente capitán!” Comentó Panduchi y ya estaba pensando en cómo podría llegar a esa isla clandestinamente. “Estoy seguro de que usted es el mejor pirata del mundo!”

Y cuando los piratas continuaron con la fiesta y empezaron a jugar cartas, Panduchi salió silenciosamente de la taberna. Afuera estaba obscuro y la tormenta se había tranquilizado un poco. En el cielo brillaban muchas estrellas. El quería empezar esa misma noche con la peligrosa acción de rescate y remar hasta la isla. ¡Alguien tiene que liberar a los bollys, pobres animales!…

Continuará…

¡Y bueno pandas, Si quieren saber como sigue la historia, revisen el blog!

¡Muy pronto les contaremos la segunda parte pero ahora nos vamos a la playa a jugar a los piratas!

¡Lávense las orejas y la pata de palo!

signature.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: